El recibidor, el espacio que da la bienvenida a tu hogar

El recibidor es el espacio más transitado de la casa y la zona en la que menos tiempo estamos. Sin embargo, será la primera impresión que tengan de tu hogar las visitas que puedas recibir.

Desde Kaleidoscope te recomendamos utilizar esta zona para dar las primeras pinceladas de decoración de lo que después se podrá encontrar en el resto de tu casa y que mejorarán el ambiente general de tu vivienda.

Con una entrada adecuada y bien cuidada conseguirás darle ese toque de personalidad propia y ofrecer una elegante entrada a tus invitados.

Es cierto que el recibidor es la última estancia que decoramos, por pereza o porque no la tenemos en cuenta. Puede que sea el gran olvidado, pero hoy te ofrecemos algunas ideas útiles para que tu recibidor te ofrezca esa sensación de paz cuando llegas a casa de un largo día y cause una maravillosa primera impresión entre aquellos que te visiten.

El espacio, esa gran cruzada

No importa si tienes un espacio pequeño o grande, lo importante es conseguir un buen estilo que destaque su diseño final.

Si tienes espacio puedes usar un recibidor que te ayude a crear más zonas de almacén. No es necesario un mueble grande y llamativo, con algo discreto y de tonos claros ofrecerás una entrada amplia y confortable. Si el espacio es pequeño, no te preocupes, puedes recurrir a los bancos o las baldas suspendidas.

El banco o un mueble zapatero te servirá para poder guardar los zapatos al llegar a casa y los tendrás ya recogidos. Esta opción ayuda mucho en los días lluviosos.

Si puedes añadir unas baldas hazlo, ya que te proporcionarán el espacio suficiente para dejar las cosas que lleves al llegar a casa: llaves, bolsos, chaquetas…

Recuerda que si usas la opción del banco opta por un diseño ligero, del mismo color que la pared para que se unifique con el espacio sin llamar mucho la atención visual y dar la sensación de amplitud.

El color, mejor claro

Desde Kaleidoscope, sabes que apostamos por los colores claros y blancos como opción ganadora.

Y en esta zona también. El blanco es nuestro gran aliado porque nos ayuda a potenciar la luz y más si es un espacio sin mucha luz natural. Si apostamos por el blanco podemos dar color con la decoración y no rompemos la armonía de este ambiente.

La iluminación es importante y no siempre disponemos de lo que necesitamos, por eso, debe ser suave: queremos reflejar paz y esa sensación de calma y tranquilidad cuando llegas a tu hogar: “¡por fin, en casa!”.

No necesitas lámparas grandes ni muchos focos, con una lámpara que acompañe al mueble, unas velas o un punto de luz sobre algún cuadro o espejo, es suficiente.

Espejo, siempre que se pueda

Cierto es que con los espejos hay que tener cuidado de dónde los ubicamos pero en el recibidor es el lugar idóneo. Tiene varias funciones en la entrada del hogar:

             Antes de salir de casa puedes revisarte y darte los últimos retoques.

             Amplía el espacio y visualmente parece más grande.

             Incrementa la luz y mejora esa luz escasa si tienes ese inconveniente.

Si tienes niños

Si tienes niños, ya sabemos que el orden es un básico imprescindible, por lo que el recibidor es el elemento ideal para ayudarte en esa organización.

Nada más entrar deben encontrar elementos (baldas, percheros, zapateros…) que les inviten a colgar y guardar sus “trastos” para que no queden desordenados ya nada más entrar a casa.

Pon tu toque personal

Tanto si puedes poner mueble, banco o baldas sencillos, ese toque personal solo puedes darlo tú. Por eso, esos detalles y complementos serán los que darán carácter a la entrada. Los detalles que sean sutiles y de colores suaves para no recargar en exceso.

Los materiales naturales o las fibras naturales son un gran complemento y ofrecen calidez.

También puedes apostar por alguna fotografía familiar o algún cuadro con significado.

Estos son algunos de los tips que desde Kaleidoscope queremos compartir contigo para hacer de tu recibidor un espacio relevante dentro de tu hogar.

No debemos infravalorar este rincón, ya que será aquel que te despida cada mañana y te de la bienvenida después de un largo día.

Imágenes obtenidas de Pinterest.