¿Qué es el vidrio bajo emisivo y el vidrio de control solar?

A la hora de empezar una reforma, lo último que nos paramos a pensar es sobre el tipo de vidrio que necesitamos poner en nuestra vivienda. Pero es mucho más importante de lo que nos creemos. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es si conocemos los diferentes tipos que existen, así la decisión será mucho más fácil. No solo debemos pensar en cuál queda mejor.

 ¿vidrio laminado? ¿vidrio de doble acristalamiento? ¿vidrio laminado de seguridad? 

O… los que nos interesan hoy el vidrio bajo emisivo y el vidrio de control solar.

 

VIDRIO BAJO EMISIVO

Este tipo de vidrios tienen la capacidad de reflejar la energía solar evitando que buena parte de ella entre en la vivienda. Para qué se entienda mejor, reducen la cantidad de calor o frío que se transmite entre el interior y exterior de la ventana. 

¿Cómo se fabrican estos cristales?

Se aplica un tratamiento químico a una de las caras del vidrio, mas concretamente se pulveriza para proporcionarle ciertas propiedades especiales sin alterar su apariencia incolora. 

Existen dos tipos de vidrio bajo emisivo:

1. Los de áreas cálidas, situando el lado que esta tratado en dirección hacia el exterior del inmueble. 

2. Los de áreas frías, situando el lado tratado en dirección al interior de la estancia. 

¡Consejo! Cuando vayas a elegir el vidrio, debes fijarte en el valor U que tiene. Cuanto más bajo sea este valor, más aislante será.

Ventajas:

1- Reduce el gasto en calefacción y aire acondicionado específicamente cuando se combina con ventanas de PVC.

2- Ahorro energético.

3- Mejora nuestro nivel de confort.

4- Aumenta la temperatura de la parte inferior del vidrio, reduce el efecto de pared fría y reduciendo el riesgo de condensaciones.

5- Permite igualmente

la entrada de la luz por su alta transparencia.

 

VIDRIO DE CONTROL SOLAR

Este vidrio está diseñado para minimizar la ganancia de calor no deseada dentro de los edificios y ayudar a regular la luminosidad. Esta muy recomendado en zonas con altas temperaturas altas, donde el sol en el interior de la vivienda es elevado o donde la superficie de vidrio es grande. 

Está fabricado con materiales especiales que se colocan en una de las caras del cristal y le dan doble funcionalidad: permiten que la luz solar pase a través del vidrio e impiden que el calor entre en la vivienda reflejando parte hacia el exterior.

Existen dos tipos:

  1. Vidrios absorbentes: coloreados de óxidos metálicos que absorben parte de la energía del sol. Hay que instalarlo lo más cerca posible del exterior de la fachada, depende del color y el espesor que tenga, la eficacia varía.
  2. Vidrios con capa: fabricado con unas capas que reflejan la luz incidente. Dependiendo de las condiciones medioambientales y estéticas, se utilizan capas de diferentes niveles de transmisión luminosa, factor solar y color. 

Beneficios:

  • Reduce la entrada de radiación solar directa en casa.
  • Mantiene la temperatura en casa en límites confortables.
  • Ahorras en aire acondicionado porque frenas la entrada de calor. 
  • Filtras la radiación solar, evitas dañar los muebles. 
  • No pierdes luz natural.
  • Ahorras en gastos de calefacción y refrigeración.

En resumen, el vidrio bajo emisivo evita que pierdas temperatura en la vivienda y ayuda a que no pierdas energía en invierno con la calefacción. En cambio, el vidrio control solar evita que entre parte de la radicación solar del exterior que hace que la casa sea más fresca. 

Desde Kaleidoscope nos encargamos de revisar las orientaciones de la vivienda y decidir en qué lugares es mejor colocar el vidrio. 

No dudes que una buena inversión en los vidrios correctos te va a ayudar tanto a corto como largo plazo. Invierte en lo correcto, ¡los pequeños detalles son los que más importan!