Inspírate y decora la casa de la playa

Es notable que ha llegado el verano y con él, las vacaciones. Evidentemente no hay mejor lugar para disfrutar en esta estación del año que el mar y la arena. Nosotros somos afortunados de vivir cerca del Mediterráneo pero todos podemos dar un nuevo aire a nuestra casa y decorarla de forma veraniega.

Hoy queremos darte 3 consejos imprescindibles para lograr convertir nuestra casa de playa en un verdadero paraíso para relajarnos.

Los colores y la iluminación son la clave

Potencia el ambiente marino, uno de los principales objetivos al decorarla. Cuando se trata de los colores y la iluminación ésta debe ser nuestra mayor inspiración. Los colores predilectos para esto son los tonos azules y el blanco, esos que nos recuerdan el mar.

Podemos agregar un toque de naranja para darle esa iluminación y reflejo del sol. Otra opción también es pintar las paredes con rayas gruesas verticales, obteniendo destacar más el ambiente veraniego y convirtiendo esa zona en el foco de atención, otorgando un estilo diferente, divertido y náutico.

La luz del sol es magnífica para lograr esa sensación de verano en el hogar, así que es importante asegurarnos de contar con un espacio abierto que tenga suficiente luz natural.

Los ventanales y espejos pueden ser nuestro aliado en este apartado. Además, es una buena alternativa complementar el ambiente con lámparas decorativas en forma de faros para hacernos sentir como un verdadero barco en las noches. Una recomendación es intentar crear un espacio abierto en la casa ya que permite que la luz y la ventilación fluyan mejor, dándole tranquilidad y serenidad al ambiente.

La madera: la base de todo barco

La madera es uno de los mejores materiales para la decoración, con la madera alcanzamos ese verdadero aspecto náutico. Es resistente y ofrece un estilo acogedor, natural y vintage, pero a su vez hogareño y elegante. Por eso, es adecuada para usar en el suelo como tarima flotante y en los muebles, usar muebles totalmente blancos aportan luminosidad y tendremos ese contraste en toda la composición de la habitación.

Otro complemento ideal son los adornos decorativos como las redes de pescar, estrellas de mar, anclas,… Pero recuerda no abusar de estos elementos y no exagerar con los adornos, de lo contrario el ambiente será pesado y nada sofisticado, algo que queremos evitar en un espacio destinado para relajarnos. Recuerda nuestro lema: menos es más.

El paisaje es el mayor protagonista

La mejor parte de tener una casa en la playa es el espectacular paisaje y la vista. Lo mejor es poder despertarse por las mañanas con el sonido de las olas del mar y ese olor tan característico.

Recurrir a los elementos de la naturaleza que nos rodea es la mejor forma de complementar la decoración de la casa. Por ello, también se puede recurrir a todos los elementos decorativos que nos recuerdan al mar y a la playa. Hoy en día, podemos ambientar todo esto sin necesidad de estar en primera línea de playa.

Imágenes de Pinterest.