¿Cómo debo distribuir mi cocina?

Vivienda estilo nórdico. Proyecto de Kaleidoscope

Si estás pensando en reformar tu cocina para aprovechar al máximo todo el espacio del que dispones, lo primero que tienes que tener en cuenta es que existen diferente tipos de distribución y no todos se ajustarán  a tu cocina.

Conocer cada uno de ellos te ayudará a tomar la decisión adecuada de manera que puedas optimizar el espacio.

Gracias a un distribución adecuada conseguirás que tu cocina sea un espacio mucho más funcional y acogedor.

Vivienda estilo nórdico. Proyecto de Kaleidoscope

Distribución en L

Es una de las más comunes y es perfecta para espacios rectangulares.

Se puede instalar en casi cualquier cocina, excepto en aquellas que tienen más de dos puertas, o las que tienen menos de 1,50 m de ancho.

Los muebles se colocan en uno de los laterales más largos de la cocina y en uno de los lados más cortos, haciendo una L.

Dependiendo del espacio, se puede colocar fácilmente una mesa y unas sillas y así lograr un espacio de “comedor” donde la familia puede reunirse a diario.

Vivienda Sant Pau. Proyecto Kaleidoscope

Distribución en U

Si el espacio del que disponemos es cuadrado, grande o mediano, la mejor distribución que puede tener tu cocina es en U. Utilizarás 3 paredes de la estancia.

Estas cocinas son muy cómodas porque se han acortado las distancias y parece que está todo a mano.

Vivienda vacacional en Ciutat Vella. Proyecto Kaleidoscope.

Distribución lineal

Si tu cocina es estrecha y alargada con menos de 2 metros de ancho, la mejor opción es el diseño lineal. Así aumentaremos la capacidad de almacenamiento.

Para aprovechar los espacios, utiliza armarios altos que toquen el techo.

Vivienda turística en el Canyamelar. Proyecto Kaleidoscope.

Muebles en Isla

Con esa distribución, tendrás todo a la mano, pero requiere de mucho espacio.

Al crear una isla central, ganarás espacio para cocinar y comer. Recuerda que si instalas una isla, debe quedar un espacio libre de al menos 90 centímetros de ancho para facilitar el movimiento y poder desplazarse de un lado a otro sin problemas.

Estas son algunas de las opciones de distribución que podrías utilizar en función del espacio del que dispongas. Una vez decidido esto, el siguiente paso es definir las zonas que tendrá tu cocina. Por ejemplo, es un acierto dedicar el espacio más luminoso a la zona comedor, o que en lo que definamos como “área de lavado” el fregadero y el lavavajillas estén cerca.

Si todo tiene su lugar establecido, se cocinará mejor y se estará también más cómodo en esa estancia.

¿Tienes previsto renovar o dar una nueva imagen a tu cocina?

Si tienes pensado cambiar este espacio, esperamos que este post te haya sido de utilidad e inspirador y si quieres conocer nuestra opinión como expertos, estamos a tu disposición.

Nota: todas las imágenes utilizadas corresponden a proyectos realizados por el estudio de arquitectura, decoración e interiorismo, Kaleidoscope.