Comprar, reformar, vender

comprar reformar vender

A la hora de invertir existen muchas opciones, entre ellas, invertir en el sector inmobiliario, que siempre está en constante movimiento y evolución. Adquirir propiedades para reformarlas y luego venderlas es una de las inversiones que más adeptos sigue ganando, por ser de las más seguras y rentables, no obstante, hay que ser muy metódico para poder llevar a cabo este tipo de inversión.

Las viviendas que se adquieren como inversión tienen como objetivo venderse por un precio mayor del que se compraron, para lo cuál, es necesario sumarle «valor» a dicha vivienda. Si sabes aportarle ese valor a la vivienda, comprar, reformar y vender, será seguro una de las inversiones más ventajosas de las que puedes hacer ahora mismo.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de lanzarse a realizar una inversión así? Os vamos a desgranar las claves en este artículo, pero os adelantamos que rodearse de un equipo de profesionales que pueda guiarte en el proceso de comprar, reformar y vender es una apuesta ganadora.

 

¿Vale la pena comprar pisos para reformar y vender?

El objetivo al comprar una vivienda para reformar y posteriormente vender siempre es la de pagar el precio más bajo en el momento de compra y tener la expectativa de poderlo vender en su precio más alto para maximizar la ganancia.

Aunque sea una de las inversiones más conocidas y rentables, antes de lanzarse a comprar, reformar y vender hay que tener en cuenta ciertas consideraciones fundamentales previas buscar una buena zona en auge o estudiar su posible demanda futura entre otros aspectos.

Comprar reformar vender

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar, reformar y vender?  

El parque inmobiliario español tiene una media de 45 años, lo que lo hace perfecto a la hora de encontrar una amplia oferta de viviendas antiguas, que cuenten con potencial suficiente para que sean atractivas a la hora de realizar una operación como la de comprar, reformar y vender.

Algunos de estos inmuebles cuentan con precios inferiores a los del mercado, por lo que resultan una opción viable para llevar a cabo esta inversión, aunque siempre es fundamental comprobar el estado de la propiedad.

Hacer un estudio previo como el que se hace con cualquier vivienda que se adquiera también es básico. Hay que evaluar la ubicación, la calidad del edificio, la disponibilidad de servicios básicos o la cercanía del sistema de transportes.

Pero, ante todo, hay que valorar no sólo el importe de la compra, sino el proyecto de remodelación y reforma integral que necesitará la vivienda, el punto clave de toda la operación de aporte de valor. Depende del estado en el que se encuentre el inmueble habrá que hacer una inversión u otra en la reforma. Desde Kaleidoscope recomendamos visitar la vivienda con un arquitecto o profesional de las reformas que sepa apreciar en qué estado real se encuentra y cuáles son sus posibilidades.

 

El coste de la reforma

Cuando vas a comprar una vivienda para reformar y vender, hay que ir más allá del aspecto estético y la distribución de la misma. Saber si tiene averías en el sistema eléctrico o hídrico, en la estructura, humedades, etc, además de su estado a nivel estructural, es fundamental para que esa compra no se convierta en tu peor pesadilla o, simplemente, la excesiva reforma no te permita obtener la rentabilidad esperada.

Como avanzábamos antes, rodearse de un grupo de personas que puedan asesorarte es vital. Un arquitecto, un constructor y un diseñador de interiores se convertirán en tus mejores amigos. Por supuesto, siempre puedes contar con una empresa que aglutine todos estos aspectos como Kaleidoscope.

El éxito que se pueda tener en comprar, reformar y vender una casa depende mucho del trabajo que se realice en esta etapa, así que no puedes jugártela en este sentido para que tu inversión sea rentable y llegue a buen puerto.

Tercer paso: vender

Una vez tengas todo claro gracias a la ayuda del equipo de profesionales que te asesore, solo tienes que dejar que se pongan manos a la obra. El tiempo puede variar en función del trabajo a realizar, (si lo hicieras con Kaleidoscope serían unos 4 meses). En Kaleidoscope nos comprometemos a tener tu reforma integral en ese intervalo de tiempo, sí o sí.

Finalizada la obra que hará lucir tu inversión en un piso completamente nuevo, la operación de comprar, reformar y vender estará llegando a su fin. Haber hecho que la casa se vea como una completamente nueva te llevará a tu objetivo de conseguir mayores beneficios con esta inversión. Esto se consigue gracias a la reforma y al equipo de reformas que convierte un lugar inhóspito en una casa moderna, funcional y con estilo propio. En determinados casos, si tienes muy claro el perfil del comprador, puedes incluso generar espacios o incluir pequeños detalles en la reforma que harán que el potencial comprador sienta, en todo momento, que esa tiene que ser su casa.

Justo tras la rehabilitación y sin llegar a ocupar la vivienda, es momento de ponerla a la venta por una cantidad mayor de la que invertiste en su compra y reforma. Así la transacción de comprar, reformar y vendar queda completada con éxito.

Si quieres saber cuánto costaría la reforma de tu vivienda, puedes hacerlo con nuestra herramienta gratuita de coste de reformas Kaleidoscope

Calcula tú presupuesto gratis