¿Cocina abierta o cerrada?

cocina abierta o cerrada

Uno de los grandes dilemas cuando se realiza una reforma integral de una vivienda de media-alta gama es el tipo de cocina que elegiremos. ¿Cocina abierta o cocina cerrada? Esta elección depende mucho de la persona que la utilice, de quién viva en ese hogar, de las modas…

Desde hace unos años el concepto “open space” ha ganado terreno en viviendas unifamiliares, pero no nos adelantemos.

Queremos ayudarte a descubrir cuál es el tipo de cocina perfecto para tu hogar y darte los tips necesarios para que esta elección sea la correcta. ¿Por qué debo elegir una cocina abierta? ¿Es mejor una cocina cerrada? 

 

¿Qué es una cocina abierta?

La cocina abierta  se caracteriza por compartir espacio con otras estancias del hogar como pueden ser el salón o el comedor. Es un espacio excelente para aquellos a los que les gusta cocinar en compañía. 

Por mucho que los espacios se encuentren unidos visualmente, es importante añadir un elemento que haga que se diferencien. Un claro ejemplo sería una isla o una barra, útiles para otras actividades. 

Kaleidoscope

 

Ventajas de la cocina abierta

 

  • Sensación de amplitud: esta sensación se consigue porque omitimos tabiques, paredes, elementos que chocan visualmente y dividen los espacios. 
  • Luminosidad: al eliminar estas paredes conseguimos que entre mucha más luz. Esta se distribuye por los ambientes.
  • Se comparten momentos: este tipo de cocinas permiten que se compartan muchos más momentos, debido a que al compartir espacios mejora la relación social. La cocina se vuelve mucho más participativa, favorece a la vida familiar. 
  • Ventilación: cuando se tiene una cocina pequeña y sin ventana, lo mejor que se puede hacer es abrirla a otra estancia. Con esto conseguimos que se ventile y se eliminen los olores. 
  • Modernidad: como bien hemos dicho antes, el concepto “open space” está de moda. Un ejemplo claro de este concepto son las viviendas que integran salón, cocina y dormitorio. 
  • Facilidad al servir la mesa: gracias a esta fusión de espacios, siempre que sea posible que sea con el comedor, existe una facilidad de desplazamiento para servir y preparar la mesa mucho más cómodo. 
  • Ganas espacio: si dispones de una cocina pequeña, cambiar un tabique/pared por una isla, ganas espacio de encimera. Y comodidad de movimiento.
  • Estética: estéticamente las cocinas abiertas ganan, son más atractivas por naturaleza, crean rincones especiales, diferentes áreas de las casas se integran haciendo que quede más estético. 

Desventajas de una cocina abierta

 

  • Olores: todos sabemos que cuando se cocina los olores de la comida quedan impregnados por todo el espacio. Al convertir la cocina en un espacio abierto hacemos que se distribuya por la vivienda. Esto tiene fácil solución, una buena campana extractora y un ventanal en condiciones. Además, contar con apoyo profesional de un estudio de arquitectura, te permitirá saber cómo circula el aire en tu vivienda y tenerlo en cuenta para definir la orientación de la cocina, de las ventanas, etc.
  • Ruidos: este es un problema porque todos los ruidos a la hora de cocinar, limpiar, poner el lavavajillas, el ruido de la campana extractora, llegan al espacio que estamos compartiendo. 
  • Desorden: al tratarse de un espacio comunicado, no puede cerrar la puerta y ya está. Todo queda a la vista, por lo que tienes que tener todo lo más ordenado posible. Aquí es clave entender todas las soluciones de almacenaje que existen. Te sorprendería saber todas las opciones que hay si hablas con un especialista en reformas y/o interiorismo.
  • Intimidad: no puedes estar solo en la estancia y cocinar con tranquilidad porque el espacio está compartido.

 

 

¿Qué es una cocina cerrada?

Cocinas que mediante elementos como puertas, paredes, tabiques separan ambientes y estancias. Esta es la opción convencional para las personas que no quieren compartir los espacios. 

 

Kaleidoscope

Ventajas de una cocina cerrada

 

  • Evitan que los olores se expandan por toda la casa, si la cocina es una estancia independiente, el salón o comedor no olerán a comida mientras descansamos, vemos la tele o simplemente estamos en esa estancia. 
  • Aislan el ruido, de electrodomésticos, el ruido mientras cocinamos o el de la campana extractora.
  • Más privacidad, no es necesario que compartas el espacio con la gente que esté en otras estancias, pudiendo disfrutar de cierta privacidad y tranquilidad si te gusta cocinar para relajarte. 
  • Independencia decorativa, tener estancias separadas te permite que decores cada una de la manera que quieras y con estilos diferentes.

Desventajas de una cocina cerrada

 

  • Dificultan el servicio a la mesa: debido a que tienes que estar paseando la comida de la cocina al comedor o a la inversa.
  • Restan sensación de amplitud: al tener paredes de por miedo las estancias parecen más pequeñas, perdiendo esa amplitud que gana la cocina abierta. 
  • Oscuridad: si el espacio del que dispones no tiene ventanas, hace que además de oscuro parezca mucho más pequeño. Los tabiques hacen que el espacio parezca mucho más pequeño, y si sumamos una ventana pequeña es peor aún. 
  • Aislamiento social: hace que cuando tengas invitados, el que cocina no pueda disfrutar de tiempo con ellos, debe estar en otra estancia cocinando

 

 

 

Algunos aspectos que no siempre se tienen en cuenta

 

Hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta de ambas. 

 

En la cocina abierta los electrodomésticos deben ser más silenciosos, debes disponer de una campana extractora que absorba bien esos olores y humos de la cocina. 

 

En la cocina cerrada puedes solucionar los inconvenientes de una manera sencilla. Abrir un pasaplatos al comedor, instalar una puerta corredera, separar las estancias con una pared de cristal, además no hace falta que se oculten los electrodomésticos.

 

Otras opciones:

 

No todo es blanco o negro, existen muchas más posibilidades de cocinas que puedes elegir. Una de ellas es la cocina semiabierta o semicerrada. 

 

La cocina semiabierta es un nuevo concepto, se trata de una cocina que se encuentra dentro del salón. Esto se consigue abriendo las paredes que separan estas dos estancias por la mitad. Tienes un montón de opciones diferentes para hacerlo.

Abrir esas paredes, te permite, por ejemplo, construir una barra, lo que te permite hacer que los invitados puedan charlar contigo mientras cocinas y ofrecerles un aperitivo. Este es una forma de mantener a las personas cercanas a ti y disfrutar aún estando en estancias diferentes. Es decir, fabricar un muro media altura, dejando la zona superior libre y la inferior utilizarla como apoyo o bancada.

también puede realizarse esta división a través de una isla, mueble, biombo, o incluso una ventana a modo de pasa platos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

El estilo de este tipo de cocinas es industrial y elegante, además lo bueno de este tipo de cocinas es que tratan de minimizar las desventajas de ambos espacios y mantener las ventajas. Otro tipo de división es un cristal que deje claro que son dos estancias diferentes pero se unifican.

 

 

Da igual cómo sea tu vivienda, lo importante es que busques soluciones con las que te sientas identificado y con las que encuentres funcionalidad. Debes barajar los pros y contras de cada opción y decidir según tus necesidades. No todo es el estilo que deseas, lo más importante es que se ajuste bien, toda reforma puede conseguir hasta el más mínimo detalle que desees transformar de tu cocina. 

 

Si quieres ver más ejemplos de cocinas, pásate por nuestro apartado de proyectos y mira los que más te gusten.